PUEDES CONSEGUIR LA LIBERTAD

SI APRENDES A MIRAR MÁS ALLÁ DE TUS TEMORES

 

¿Qué cosas harías o dirías si no tuvieras miedo de las consecuencias?

¿Te imaginas una vida sin angustia?

¿Y si aquello que te aterra y paraliza fuera el resultado de una interpretación mental?

¿Y si pudieras hacer algo con ello y, por tanto, depende de ti aprender a manejarlo?

 

Tener miedo o sentir angustia es de lo más recomendable y adaptativo en numerosas ocasiones de la vida, ya que esta emoción nos garantiza desde hace miles de generaciones, que sigamos vivos frente a agresiones o amenazas externas.

Hay otras situaciones en las que el miedo sea tan intenso que nos paraliza hasta impedir que nos desenvolvamos con fluidez por la vida, o en las que la angustia nos impide disfrutar.

También puede pasar que sintamos miedo ante situaciones o estímulos que a otras personas ni les afectan. En esas circunstancias, el miedo se convierte en un problema porque interfiere en nuestra calidad de vida. Y ansiedad es el nombre con el que han bautizado a este miedo patológico.

Pero… ¿y si la ansiedad fuera un mecanismo que activamos sin darnos cuenta y no algo que nos atrapa repentinamente? ¿Y si pudiéramos hacer algo con ello y, por tanto, aprender a manejarlo?

Dicho mecanismo dependería de nosotros, veríamos cómo aumentan nuestras herramientas para resolver situaciones y aumentaría nuestra seguridad.

En un momento justo como éste, en el que no sabemos qué será de nuestro futuro o caminamos por la calle con el “enemigo invisible”, la incertidumbre está a la orden del día y es un caldo de cultivo estupendo para aumentar nuestra ansiedad.

Si necesitas saber cómo manejarla, estamos aquí para responderte.