La responsabilidad personal es hacerse cargo.

 

Hacerse cargo de que tomamos decisiones y esas decisiones tienen una consecuencia, y que esa consecuencia no es más que el resultado de haber tomado una decisión.

También es hacerse cargo de las palabras que pronunciamos.

 

La responsabilidad personal es tomar consciencia, darse cuenta, de que somos co-creadores de la realidad que vivimos. Hacerse cargo de las emociones, sensaciones y pensamientos que experimentamos, así como de los frutos que nos traen.

Además, visto e interiorizado lo anterior no podemos si no asumir que no somos la felicidad ni la tristeza de nadie, pues nos podemos hacer cargo de lo que decimos o hacemos pero no de cómo lo interpreta el mundo, el otro. Así pues, si yo verbalizo algo que molesta al otro, puedo hacerme cargo de mis palabras y disculparme o no, pero nunca de cómo lo recibió.

No somos responsables de la felicidad de otros por mucho que sea esto lo que a veces sentimos; somos los máximos responsables de nuestra felicidad, teniendo en cuenta, que sí nos nutrimos los unos de los otros, en aprendizaje continuo, para hacernos la vida más enriquecedora, más bonita, más honesta. 

Entonces, la responsabilidad personal sería algo así como darnos cuenta de que podemos hacernos cargo de todo esto que nace de nosotros: las  decisiones y sus consecuencias, las emociones que sentimos frente a los estímulos externos, lo que la otra persona nos hace sentir en el vínculo o la relación y además, posicionarnos ahí donde nace algo muy hermoso: haciéndonos responsables de esto, la invitación sin lugar a dudas es a asumir también nuestra parte, nuestra implicación en el vínculo para con las demás personas.

Pueda parecer, quizás, que estas letras invitan a hacernos sentir culpables por lo que sentimos, decimos, hacemos u omitimos, por eso es importante aclarar que la culpa califica negativamente a la persona haciéndola sentir mal observando únicamente lo pasado, en cambio la responsabilidad es totalmente una actitud de futuro y de compromiso con uno mismo. Una actitud participativa.

La responsabilidad personal:

Nos libera y nos implica. 

 

Practicar e incorporar la responsabilidad personal en nuestro día a día, nos acerca a la locura de ser nosotros mismos

Entonces, por qué en lugar de apuntar con dedo acusador, generalmente hacia afuera, hacia lo externo, no nos preguntamos: 

¿Cuál es mi parte de implicación en este asunto?

 

Chus Cabello

chus.cabello@locuradeque.com

 

 

Una idea en “La Responsabilidad Personal”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, tu correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información, revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Locura de Qué.
  • Finalidad  Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  IONOS Internet España S.L.U..
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.